Skip to main content

Oh Noche Santa

REFLEXIÓN

La Biblia no dice la fecha exacta en la que sucedió el evento más sobrenatural en la historia de la humanidad. Caeríamos en discusiones sin sentido si debatiéramos acerca de quién tiene la razón de cuándo celebrarlo. Lo que sí sabemos es que en su sabiduría, el Señor nos dejó en su Palabra información suficiente acerca de esta noche, la cual había sido decidida desde el principio de los tiempos (Juan 1:1-5, 9).

La luz iba a venir al mundo y Dios estaba cumpliendo su plan perfecto. En ese momento de la historia no existía un ser humano que supiera la fecha exacta de la llegada del Salvador. Ni siquiera su propia madre, María, quien andaba en Belén con su esposo José inscribiéndose en un censo decretado por Augusto Cesar (Lucas 2:1-7). Esta noche iba a ser diferente, las estrellas brillaban refulgentemente y los ángeles sabían lo que iba a suceder. Ellos lo anunciaron fervorosamente: ¡Buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo! ¡Hoy ha nacido! ¡Les ha nacido un Salvador! ¡Cristo el Señor! (Lucas 2:10-11). Seguidamente el cielo se llenó de ángeles que explotaron en cantos: “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad” (Lucas 2:13-14).

Jesús nació, la imagen visible del Dios invisible, el Verbo encarnado, en un pesebre con el propósito de caminar entre los que habían sido creados por medio de Él. Pero el mundo, habiendo esperado tanto tiempo consumido en su pecado, no lo reconoció (Juan 1:10). Dios esa noche derramó su amor al dar a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en Él no se pierdan, mas tengan vida eterna (Juan 3:16-17). Este era el inicio de su ministerio, el cual iba a estar lleno de enseñanzas del amor más puro y real que ha existido. ¡Qué divina noche en la que nuestro Salvador nació! De solo imaginar lo que comenzaba, podemos dejar de lado la fecha para simplemente agradecerle a Dios por haber enviado a su Hijo al mundo con cantos de alegría, y en oración proclamar su Nombre, sabiendo que Cristo es el Rey, su Nombre es para siempre y su poder, gloria y honor son para eternos. ¡Oh Noche Santa en la que todo comenzó! ¡Oh Noche divina, el Salvador nació!

REFERENCIAS BIBLICAS

  • Isaías 9:2
  • Isaías 9:6-7
  • Lucas 2:1-20
  • Juan 1:1-18
  • Juan 3:16-17

Escuchala aquí

Oh Noche Santa


RECURSOS ADICIONALES

“Oh Noche Santa"
Grabado por DOXO, ministerio de adoración por medio de la música de
Casa 2:42 www.casa242.com